Funcionario y “golpeador” abre vía legal al Tren México-Toluca… usurpando papel de “comunero”

 

El lunes 3 de julio, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera Espinosa anunció que el trazo del tren interurbano México-Toluca sería desviado en el bosque de El Ocotal, Delegación Cuajimalpa. Respecto a Cuajimalpa, Mancera Espinosa sostuvo en conferencia de prensa que cambiar el trazo del tren evitará dañar media hectárea de bosque y el derribo de más de tres mil árboles.

“No se afecta a El Ocotal. No se interviene; simple y sencillamente hay una modificación de procedimiento constructivo en este trazo. La diferencia es que en lugar de llevar un pilar al centro, como se está desarrollando en todo el trazo del tren, va a llevar dos que van a sostener esta estructura y eso va a permitir conservar el carril de circulación de la carretera”, dijo el Gobernante de la Ciudad.

Estaba en el antiguo Palacio del Ayuntamiento, acompañado por el delegado de Cuajimalpa, Miguel Ángel Salazar y el Diputado de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, Adrián Ruvalcaba Suárez, ex Gobernante de la demarcación.

A los comuneros de El Ocotal y a su abogado les resulta contradictorio que sea justo el Diputado Adrián Rubalcava quien anunciara que el trazo del tren será desviado. Fue bajo su administración que se utilizó la triquiñuela de disfrazar a un funcionario de la delegación de comunero, con tal de despejarle el camino al tren interurbano –convertido ahora en la máxima obra del sexenio del Presidente Enrique Peña Nieto– en el pueblo de San Lorenzo Acopilco. Esta es la historia.

Gabino Sandoval Baltasar es un hombre que tiene la capacidad del desdoblamiento. Sólo en 2015 tuvo tres personalidades. En las elecciones de junio dirigiría el operativo de hombres armados con palos que amenazaron a los votantes de la casilla 820, ubicada en la primaria General Santos Degollado. Ese mismo año fue también director ejecutivo de Recursos Naturales y Áreas Protegidas de la delegación Cuajimalpa. Y fue, al mismo tiempo, “representante” de los comuneros de San Lorenzo Acopilco.

De estas tres personalidades de Gabino Sandoval Baltasar, la de representante comunal resultó útil para cumplir el sueño empresarial del Grupo Atlacomulco, al que pertenece el Presidente Enrique Peña Nieto y el Gobernador electo del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza: construir trenes de pasajeros.

Cuando apenas tenía 22 días en el Gobierno, el Presidente Enrique Peña Nieto exclamó: “Confío plenamente en que la alianza estratégica de los gobiernos con el sector privado fortalece y amplía la capacidad de realización de importantes obras de infraestructura para ayudar a nuestra competitividad para atraer mayores inversiones y, sobre todo, generar más empleos”.

Hablaba del México-Querétaro, el Transpeninsular en Yucatán y el Interurbano México-Toluca. El plan de austeridad de 2015 que retuvo 124.3 millones de pesos, sepultó en el olvido a los primeros; pero el interurbano sobrevivió. Dividido en tres fases, las licitaciones el Gobierno del Distrito Federal se iniciaron en 2014. Se trata de un trazo de 58 kilómetros a través de los municipios mexiquenses de Zinacantepec, Toluca, Metepec, Lerma, San Mateo Atenco y Ocoyoacac. Y ya en la jurisdicción de la Ciudad de México, en las delegaciones Cuajimalpa y Álvaro Obregón. En marzo de 2015 arrancó la tercera etapa. La que corresponde a los pueblos de Cuajimalpa y Álvaro Obregón.

Leave a reply